Cam(bio)2 desarrolla una estrategia de adaptación climática en fincas cafetaleras con CECOCAFEN en Matagalpa, Nicaragua

En el año 2014 se inició el trabajo en conjunto entre Cam(bio)2 y la Central de Cooperativas Cafetaleras del Norte (CECOCAFEN), con el fin de elaborar una estrategia de adaptación en las organizaciones asociadas. Para dicho trabajo se establecieron fincas de referencia (FR), en las cuales se implementan prácticas alternativas que mejoran la resiliencia de las fincas para promocionarlas entre otros productores.

Se escogieron cuatro FR con diferente manejo: orgánico diversificado, convencional diversificado, convencional no diversificado y una finca con poco manejo, de esta manera poder determinar las diferencias entre los sistemas y las prácticas de adaptación que los productores implementan, rescatando el conocimiento local. Los principales cultivos asociados al café que se comercializan en las fincas fueron: cítricos, musáceas, aguacate y cacao.

Se encontraron mejoras en los indicadores ambientales y económicos evaluados en las fincas diversificadas con respecto a las no diversificadas: las tasas de remoción de carbono proyectadas por biomasa arbórea variaron importantemente entre los sistemas diversificados, los cuales alcanzaron valores de 10,86 y 15,77 ton CO2e/Ha/año para los sistemas orgánico y convencional, respectivamente, mientras que el sistema no diversificado tuvo una proyección de 5,05 ton CO2e/Ha/año

​También se encontró que, en promedio, un 34,5% de los ingresos de las familias cuyas fincas están diversificadas provienen de los cultivos asociados al café. En términos absolutos, el ingreso agrícola neto (IAN) podría alcanzar los USD$ 2 237,17 por hectárea anuales en un sistema convencional diversificado y con buen manejo (ver en gráfico).

​Debido a estos hallazgos, se establecieron las siguientes prácticas de adaptación como diversificación de cultivos con árboles frutales y maderables y establecimiento de huertos caseros, de esta forma favorecer la seguridad alimentaria de las familias y por último se estableció la elaboración de biofermentos como abono foliar y así reducir la dependencia de insumos externos.

Para el 2016 se espera haber ampliado la muestra a 18 FR, para contar con datos con un mejor ajuste estadístico y también favorecer la comunicación con la mayoría de los productores que pertenecen a las cooperativas de CECOCAFEN.